Cómo crear la mejor landing page

Imaginamos que la mayoría de los que lleguen a este artículo ya sabrán qué es una landing page, pero por si acaso no es así, comentaremos que esta página de aterrizaje, de llegada a una web, es la que está diseñada para que los usuarios realicen conversiones con rapidez.

Es importante entender que al hablar de conversiones lo hacemos independiente de cuáles sean éstas, no tiene por qué ser la compra de un producto en concreto. El objetivo de la landing page puede estar enfocado hacia la obtención de datos personales, suscriptores a lead magnet o simples visitas. Lo comentamos porque no hay que centrar únicamente la perspectiva de la landing page a la venta ni pensar que cada detalle que escribamos aquí sirve solamente para vender.

 

Consejo básico para crear una landing page

Cualquier landing page se crea para lograr un objetivo concreto, por lo que existe una norma esencial en cuanto al diseño de esta página: debe estar enfocada para que el usuario realice la conversión en cuestión de segundos.

Añadir demasiada información, textos e imágenes que confundan o hagan perder el tiempo, situar los botones muy abajo en el scroll… Todo esto puede provocar que el usuario se distraiga del objetivo y no lo cumpla.

Como comentaremos más adelante, no pasa nada por incluir detalles que sean visuales y que aporten un valor estético a la landing page, siempre que no alteren el objetivo de ésta.

 

¿Cómo funciona una landing page?

La página de aterrizaje cumple una función muy concreta: esta creada para finalizar un proceso.

Vamos a ponerte varios ejemplos sobre cómo se llega a una landing page.

Tal vez estés leyendo un artículo que te resulta interesante en el que se vende un producto y al final del texto encuentres un enlace para comprarlo. Si clicas en ese link irás a una landing page donde podrás realizar el proceso de compra.

O puede que el enlace de ese artículo te ofrezca bajarte un manual sobre el producto. Al clicar irás a una landing page en la que tras escribir tu correo electrónico y nombre se te enviará el manual.

O quizá estés navegando por Facebook y te interese un anuncio en el que se ofertan cursos de formación, al clicar irás una landing page.

En definitiva, la landing page es la página que te recibirá para hacer un intercambio.

 

Una página independiente en la web

Seguramente tu web tiene varias páginas con su función concreta: la principal, otra con sus servicios, el contacto, etc. La landing page tiene que ser otra más, no sustituir a ninguna otra.

No crees la landing page en tu página principal, éste es un error de novatos. Habrá muchos usuarios que lleguen a tu página por los buscadores y los medios habituales. Debe ser una página aparte con una función concreta y a la que se llegará principalmente por el medio que elijas: enlaces desde las páginas que desees, publicidad en buscadores o redes sociales, newsletter…

Piensa que puede que algunos de los leads que lleguen a tu web quieran navegar por ella, coger un poco de contexto sobre quién eres y a qué te dedicas para valorar con mayor amplitud lo que ofreces.

Otro factor a tener en cuenta es que puedes tener más de una landing page. No supondrá ningún conflicto siempre que se dediquen a distintos objetivos y tengan flujos de usuarios de distintas vías.

Por lo que, como te comentamos, debes tener tu web y, aparte, la landing page, sean una o varias.

 

Indica los beneficios

Es importante que desde el anchor text o anuncio que conduzca a la landing page se empiecen a leer los beneficios que se obtendrán en ella. Señalarlos antes y en la web será parte importante de la estrategia para lograr conversiones.

No es cuestión de que enumeres detalladamente todo lo que se puede lograr gracias a la conversión, sino que te centres en los argumentos más importantes y que éstos puedan ser asimilados al instante, sin que el usuario detenga su ímpetu para leer detenidamente el texto.

Si no tienes conocimientos de marketing, te recordamos que debes utilizar uno de los principios básicos para fomentar las conversiones: simular urgencia.

Cualquier oferta que realices debe dar la sensación de estar cerca de caducar. Avisa de que puede que dentro de poco subas los precios, anules la oferta o te quedes sin stock. Es importante que el usuario tenga la sensación de que puede aprovechar una oferta, que es ahora o nunca, y entonces será más probable que realice la conversión.

 

 

Cómo crear una landing page perfecta

Lo primero que debes pensar antes de lanzarte en la creación de la landing page es cuál es tu objetivo concreto. Tienes que ser capaz de definirlo en una frase simple: alquilar la casa los fines de semana, conseguir suscriptores al newsletter, que los clientes reserven en el restaurante, etc.

Da lo mismo que sea parte de tu estrategia de SEO local  o una forma de liberar stock, lo más importante es que lo tengas bien claro desde el primer momento, ya que el diseño y su funcionalidad estarán enfocados a esa premisa.

 

 

En cuanto al diseño, dentro de la perspectiva de simplicidad que te hemos comentado anteriormente, lo mejor es que todo el contenido, o al menos el más importante –incluyendo el modo de conversión- se vea nada más entrar en la landing page, sin necesidad de hacer scroll.

 

¿Cuál es el contenido importante? Vamos por partes.

 

Título

Éste debe ser corto, conciso y referente al objetivo que se tiene en la página. Nada de buscar frases enunciativas como “La mejor fórmula del mercado es XXXX”, hay que optar por imperativos, verbos que hagan referencia a la acción: comprar, conseguir, lograr, etc.

Es importante que siga el hilo o complemente al título del anuncio que llevó al usuario a la página, que mantenga una constancia lógica.

 

Subtítulo

Entre título y texto enunciativo recomendamos situar un pequeño subtítulo de línea y media o dos líneas que añada información al título. El objetivo es hacer que se cree el dibujo mental completo del cliente sólo con la lectura de título y subtítulo, que pueda realizar la conversión ya si así lo desea.

 

Logo de la empresa

Esta marca de la página web debe aparecer siempre, pero en otro nivel de la página, sin influir ni ser parte del texto.

A la hora de situarlo, lo mejor es que esté en la parte superior de la página, debidamente alejado del resto del diseño.

El objetivo de la aparición del logo es fortalecer la imagen de la landing page, ofrecer la confianza necesaria. Aunque no conozca tu empresa, un logo siempre mejora la sensación.

 

Imágenes y vídeos

No hay que tener miedo al uso de elementos visuales para fomentar la conversión, aunque sí se debe tener cuidado de su elección.

Cualquier elemento que se añada debe estar debidamente justificado y ser coherente con la función de la página.

Si la imagen no hace referencia al producto, lo mejor es que esté difuminada, de fondo, que no oculte ni eclipse el texto. En cambio, si está especialmente creada como apoyo, puede tener la misma importancia que el texto.

El uso del vídeo es más sensible. Todavía existe un debate sobre sí se debe utilizar o no. Nosotros creemos que es una herramienta muy eficaz para convencer al usuario, pero siempre que sea una acción claramente medida. Te explicamos algunas características que debería tener:

El vídeo debe ser corto y dinámico desde el primer segundo. Lo mejor es que no supere el minuto de duración y que no exista un tiempo de inicio, que empiece con imágenes desde el primer segundo.

Si vas a incluir un vídeo, programa que su reproducción sea automática. ¿Es una herramienta que consideras útil? Entonces confía en ella y haz que todos puedan disfrutarla.

Es importante que conozcas cuál es tu público y crees el contenido audiovisual hacia él. No ofrezcas un contenido bajo en calidad ni excesivamente histriónico, tiene que ser serio y adecuado ante todo.

 

Texto

A la hora de escribir el texto de la landing page hay que tener claro que se debe crear un texto convincente donde no sobre palabra alguna. Lejos de los ramalazos de ingenio que se apliquen al título y subtítulo, es en el texto donde se puede ver la capacidad para evocar y convencer que tiene el creativo.

No te alargues durante párrafos interminables ni excesos retóricos, lo más propicio es que trates de vender tu servicio o producto con un enfoque directo.

Responde a las preguntas que se pueden hacer los usuarios y destaca los factores que serán de importancia para ellos. Nada de escribir por escribir: es escribir para vender.

 

Formularios

Los formularios donde el usuario escribirá sus datos para realizar la gestión de la conversión deben ser lo más básicos posible.

Si vas a hacer una compra y encuentras una larga lista de casillas a rellenar existen grandes posibilidades de que te eches para atrás, de que te dé pereza.

Los formularios deben solicitar únicamente la información mínima que necesites para realizar la gestión. Y seguramente para la mayoría de ellos basta con nombre, apellido y cuenta de correo.

¿Realmente crees que es lógico pedir el número de teléfono a cambio de apuntarse a tu newsletter? Habrá quien lo haga, pero lo lógico es que eche para atrás a muchos usuarios.

Trata de que el formulario sea profesional, que incluya una pestaña con las cláusulas de confidencialidad y ofrezca la seguridad necesaria a los clientes.

 

Aclaración importante

Es esencial que respetes la privacidad de los clientes y que hagas un uso adecuado de los datos sensibles que te den.

Más allá de los problemas legales que puede suponer manipular, vender o realizar gestiones indebidas con los datos de los clientes, también hay que considerar que son personas que han depositado su confianza en ti para una acción concreta. Aprovecharte de tener sus correos para enviarles spam u otras gestiones indebidas es una estrategia que actuará en tu contra.

 

Botón de llamada a la acción

Consideramos que ésta es una de las piezas del diseño que debe aparecer siempre en el diseño de la landing page. La CTA –Call to Action- es ese objetivo que estás buscando.

El botón debe destacar, tener un color que contraste con el fondo y que el texto en él sea claro y conciso: Regístrate, Consigue tu bono. Compra la batidora

Que el cliente sepa lo que va a conseguir y a cambio de qué es lo más importante con este botón, al igual que con la landing page.

 

En conclusión

Crear una landing page efectiva es ser capaz de manejar unos conceptos de marketing eficientes y tener la capacidad de enfocar el diseño hacia la conversión. Para que ésta se realice hay que apelar a la vista y al subconsciente con las estrategias de persuasión necesarias.

Esperamos que este artículo te haya servido para que tus landing page sean realmente efectivas, todo ecommerce debería saber que una landing page bien hecha sirve para conversiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *