SEO EN 2018, cambios a la vista

igor-miske-207639

El SEO (Search Engine Optimization) es el uso de mecanismos que provoquen la mayor visibilidad de una web en los buscadores. Entre ellos se pueden enumerar el uso de unos contenidos y estructuras concretas, trucos de programación, links y un conocimiento adecuado de los algoritmos que usan los buscadores.

Para trabajar correctamente el SEO hay que entender bien su funcionamiento. No es solamente posicionar bien la página mediante el uso de palabras clave (keywords), hace tiempo que empresas como Google trabajan en ofrecer resultados en base al valor de los textos, por lo que cada aspecto de la web y el recorrido que hace en ella el usuario está medido: se intenta evitar dar prioridad en el posicionamiento a páginas inútiles aunque cumplan con los hipotéticos estándares del SEO.

Por este motivo el SEO es una ciencia que no se detiene y quienes trabajan en el sector siempre están formándose. No sólo se trata de conocer las tendencias y los cambios que se realizan en los algoritmos de los buscadores, también es necesario ser capaz de ofrecer un contenido de calidad que fidelice a los lectores, porque en un trabajo que exige tal nivel de dedicación no debe quedar nada al azar.

Vamos a realizar un repaso por algunas de las variables del sector que están cambiando este año y cómo debemos afrontarlas, en especial las que trae consigo la aparición de los últimos algoritmo en cuestión de penalización del contenido de mala calidad.

Cambios en el SEO On Page

Durante el último año, el SEO On Page ha tomado una deriva distinta en busca de mayor naturalidad. Los trucos de repeticiones de keywords y frases escritas con la sintaxis de una ecuación han comenzado a ser penalizados para dar prioridad a textos más sinceros, enfocados hacia el usuario y, sobre todo, más útiles. El texto rico en detalles, escrito con naturalidad y acorde a lo que se anuncia en el título va a ser más premiado en deferencia a los textos escritos para contentar a los algoritmos de buscadores.

¿Esto significa que debemos desaprender todo lo estudiado? Nada más lejos. El algoritmo inteligente de Google, el Rank Brain, sigue aprendiendo y mutando en continua transición entre los valores utilizados hasta ahora y el análisis de los textos. No debemos olvidar nada de lo aprendido, sino ser capaces de mejorar el contenido y adecuarlo a los nuevos retos que se nos planteen.

Cercano a este tema está la guerra que ha empezado Google contra las redes privadas de blogs (PBNs). Muchos han comprobado cómo un sistema bastante fiable de posicionamiento mediante el uso de blogs fantasmas ha sido detectado y prácticamente eliminado. El linkbuilding cada vez debe ser de mayor calidad y más trabajado.

La ciencia del CTR

El CTR es el porcentaje de clics que tiene una página web tras aparecer en la búsqueda de Google. Cuando los usuarios pinchan en un link antes que en otros que aparecen arriba, se entiende que esa web es más valiosa e irá subiendo posiciones. Por este motivo lo que está haciendo Google es trabajar en cruzar los datos CTR y el porcentaje de rebote que se obtiene en los clics para premiar el trabajo bien hecho y penalizar el contenido de mala calidad o la falta de usabilidad que provoca que usuarios de móviles o tablets no puedan navegar por algunas páginas.

De estos datos aprende Google a utilizar como base el factor más importante de todos: la satisfacción que obtiene el usuario. Además con la posibilidad que ofrece el medir al momento si es positiva o negativa.

SEO Local

Google está haciendo esfuerzos por búsquedas basadas en geolocalización. Las búsquedas locales están cobrando más importancia en los últimos años. Si se tiene un negocio hay que implicarse a fondo para posicionar la web y que salga en los primeros resultados orgánicos y en Google Maps.

No debemos perder de vista la reputación online para trabajar bien el SEO Local. En este aspecto son de vital importancia las redes sociales y las reseñas y valoraciones de los clientes en Google y Facebook.

Como dato a tener en cuenta, la gran mayoría de las búsquedas locales se realizan con móvil. Esto supone que cuando alguien hace una búsqueda es porque tiene intención de comprar.

El poder de la imagen

El uso de nuevas tecnologías empuja hacia importantes caminos, los más jóvenes manejan conceptos distintos y dan prioridad a los vídeos. Youtube, Facebook Live, Instagram Stories Snapchat… Google se ha dado cuenta de que la transmisión de información está virando al formato de vídeo y va a competir con las redes sociales y plataformas para ser el sistema más utilizado. Esto ya lo podemos comprobar cuando realizamos búsquedas, no es casual que cada vez encontremos más vídeos de Youtube como resultado.

Éste será uno de los grandes retos para el SEO, la adecuación de sus herramientas ante un paradigma distinto. No va a ser sólo negociar con usuarios más jóvenes y formados en otros entornos, también con las herramientas que usan. Hay que aprender a posicionarse bien en Youtube, a manejar códigos lingüísticos distintos, etiquetar, formar comunidades… En definitiva, a manejarse en un sistema que prácticamente está creándose cada día.

Búsqueda por voz

La penetración móvil ha aumentado y provocado un cambio en las búsquedas en Google: ahora buscamos por voz en vez de escribir. Esto supone cambios en las rutas de acceso que tienen los usuarios a las páginas webs y es una variable en la que habrá que trabajar concienzudamente durante lo que queda de año y el futuro.

Para afrontar este camino habrá que estudiar los cambios. Como ejemplo, está el uso de construcciones orales, de mayor naturalidad, que deben ser tomadas en cuenta como keywords. Mediante el manejo de Google Analytics podremos comprobar si ya hay usuarios que llegan gracias al sistema de voz. Del mismo modo, la relevancia de los smartphones supone que también hay que verificar que la web es responsive y cómoda de manejar con un móvil.

Igual que con las búsquedas tradicionales, habrá que saber dar respuesta a las query de los usuarios, por lo que en algunos casos se debe ser breve y adaptar el contenido a la lectura en pantalla de móvil, muchas veces impaciente o en movimiento, para cuidar el porcentaje de rebote.

Conclusión

Todos estos cambios que hemos enumerado van en la misma dirección: conseguir que los primeros resultados sean realmente los más útiles. Lo que va a requerir saberse manejar en un equilibrio entre el conocimiento profesional de técnicas SEO y SEM y la calidad de un material superior al actual en las páginas.

Las estrategias seguirán cambiando y la inversión económica y de tiempo tiene que ser alta para cumplir con los nuevos retos, aunque al final lo importante será lo mismo de siempre: que el verdadero valor se vea reflejado en un buen posicionamiento de los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *